domingo, 2 de mayo de 2010

Miguel Hernández - Para la libertad



Miguel Hernández - Para la libertad

Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.

Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.




pandeuropa

8 comentarios:

*Luna dijo...

Muy bello texto cielo a la libertad
un beso y feliz semana

verdial dijo...

El mensaje de Miguel Hernández en la voz de Serrat no puede dejar indiferente a nadie...al menos no a mí.

Un abrazo

Higorca Gomez Carrasco dijo...

La libertad que el pedía, un buen poema, hermoso como todos los suyos. Me uno a tu homenaje.
Abrazos

La Gata Coqueta dijo...

Por razones ajenas esta semana solo va a ser una visita rápida espero me sepas disculpar,
y en sucesivas ocasiones intentare solventar.

Permitiéndome de este modo no hacer un alto en el camino.

Un beso, una rosa

María del Carmen

pelusa dijo...

Gracias por pasaros por aquí.

Un abrazo

Maite

miau!

La Gata Coqueta dijo...

Un placer pasar por tu espacio y encontrarme con esta grata entrada llena de sentimientos en cada párrafo según voy leyendo.

Te saludo dejándote mi amistad como tarjeta de mi visita.

Esta que te aprecia incondicionalmente.

María del Carmen.

La Gata Coqueta dijo...

Hoy he madrugado un poco más de lo habitual aún siendo un día más tarde para despedirte el fin de semana, esperando este te proporcione el descanso emocional que durante la semana es impensable.

Un beso aterciopelado te acerco para acariciar tus mejillas.

Chao

María del Carmen.

pelusa dijo...

Gracias Marí.

Un beso

Maite

miau!