jueves, 10 de septiembre de 2009

Rafael de León - La Profecía



Rafael de León - La Profecía

«Y me bendijo a mi mare;
y me bendijo a mi mare.
Diez céntimos le di a un pobre
y me bendijo a mi mare.
¡Ay! qué limosna tan chiquita,
qué recompensa tan grande.
¡Qué limosna tan chiquita,
y qué recompensa tan grande!»

¿A dónde vas tan deprisa
sin decirme ni ¡con Dios!?
Me puedes mirar de frente,
que estoy enteraó de todo.
Me lo contaron ayer
las lenguas de doble filo,
que te casasté hace un mes
y me quedé tan tranquilo.
Otro cualquiera en mi caso,
se hubiera echado a llorar.
yo cruzándome de brazos
dije que me daba igual.
Y nada de pegarme un tiro
ni liarme a maldiciones
ni apedrear con suspiros
los vidrios de tus balcones.
¿Que te has casado? ¡Buena suerte!
Vive cien años contenta
y a la hora de la muerte,
Dios no te lo tenga en cuenta.
Que si al pie de los altares
mi nombre se te borró,
por la gloria de mi madre
que no te guardo rencor.
Porque sin ser tu marido,
ni tu novio, ni tu amante,
yo fui quien más te ha querido,
y con eso, tengo bastante.

* * *

—¿Qué tiene el niño, Malena?
Que anda como trastornao,
tiene la carilla de pena
y el colorcillo quebrao.
Y ya no juega a la tropa,
ni tira piedras al río,
ni se destroza la ropa
subiéndose a coger niós.
¿No te parece a ti extraño,
no ves una cosa rara
que un chaval de doce años
lleve tan triste la cara?
Mira que soy perro viejo
y estás demasiado tranquila.
¿Quieres que te dé un consejo?
Vigila, mujer, ¡vigila!

Y fueron dos centinelas
los ojitos de mi mare.
—Cuando sale de la escuela
se va pa los olivares.
—Y ¿qué buscas allí? —Una niña,
tendrá el mismo tiempo que él.
José Miguel, no le riñas,
que está empezando a querer.
Mi pare encendió un pitillo,
se enteró bien de tu nombre,
te regaló unos zarzillos
y a mí un pantalón de hombre.

Yo no te dije «te adoro»
pero amarré en tu barcón
mi laso de seda y oro
de primera comunión.
Y tú, fina y orgullosa,
me ofrecisté en recompensa
dos cintas color de rosa
que engalanaban tus trenzas.
—Voy a misa con mis primos.
—Bueno, te veré en la hermita.
Y qué serios nos pusimos
al darte el agua bendita.
Más luego en el campanario,
cuando rompimos a hablar:
—Dice mi tita Rosario
que la cigüeña es sagrá,
y el colorín, y la fuente,
y las flores, y el rocío,
y aquel torito valiente
que está bebiendo en el río;
y el bronce de esta campana,
y el romero de los montes,
y aquella línea lejana
que la llaman... ¡horizonte!
¡Tó es sagrao: tierra y cielo
porque así lo quiso Dios!
¿Qué, te gusta más, tu pelo?
¡Qué bonito me salió!
—Pues y tu boca, y tus brazos,
y tus manos redonditas,
y tus pies fingiendo el paso
de las palomas zuritas?
Con la pureza de un copo
de nieve te comparé;
te revestí de piropos
de la cabeza a los pies.
y a la vuelta te hice un ramo
de pitiminí, precioso
y luego nos retratamos
en las agüitas de un pozo.
Y hablando de estas pamplinas
que inventan las criaturas,
llegamos hasta tu esquina
cogiós por la cintura.
Yo te pregunté: —¿En qué piensas?
Tú dijiste: —En darte un beso-.
Y yo sentí una vergüenza,
que me caló hasta los huesos.
De noche, muertos de luna,
nos vimos por la ventana.
—¡Chssss! Mi hermaniyo está en la cuna,
le estoy cantando una nana.

«Quítate de la esquina,
chiquillo loco,
que mi mare no quiere
ni yo tampoco».

Y mientras tú cantabas
yo, inocente pensé
que nos casaba la luna
como a marío y mujer.

¡Pamplinas! ¡Figuraciones
qué se inventan los chavales!
Después la vida se impone:
tanto tienes, tanto vales;
por eso, yo al enterarme
que llevas un mes casá,
no dije que iba a matarme,
sino que me daba igual.
Más como es rico tu dueño,
te vendo esta profecía:
tú, por la noche, entre sueños
soñarás que me querías,
y recordarás la tarde
que mi boca te besó
y te llamarás «¡cobarde!»
como te llamo yo.
Y verás, sueña que sueña,
que me morí siendo chico
y se llevó la cigüeña
mi corazón en su pico.
Pensarás: «no es cierto ná,
yo sé que estoy soñando»;
pero allá en la madrugada
te despertarás llorando,
por él que no es tu marío,
ni tu novio, ni tu amante,
sino él que más te ha querido.
y con eso, tengo bastante.
Por lo demás, tó se orvía.
Verás cómo Dios te manda
un hijo como una estrella;
avísame de seguía,
me servirá de alegría
cantarle la nana aquella:

«Quítate de la esquina,
chiquillo loco,
que mi mare no quiere,
ni yo tampoco».

Pensarás: «no es cierto ná,
yo sé que lo estoy soñando».
Pero allá en la madrugá
te despertarás llorando.

Porque sin ser tu marío,
ni tu novio, ni tu amante,
yo soy... quien más te ha querio...
¡Y con eso, tengo bastante!





Pulsay

15 comentarios:

Alma Mateos Taborda dijo...

Rafael de León es uno de mis poetas preferidos. Gracias por compartir este recuerdo. Un abrazo. Muy bello tu blog

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Gracias, Alma, por el detalle de pasarte, por los dos blogs, tienes muchos seguidores, no sé cómo algunos podéis con tanto.

un abrazo

Maite

galicia maravillas dijo...

sí es bonito! boas noites Maite!! ánimo con esas obras!! biquiñosssssssssss!!!

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

ánimo, a ti, tamen! boas noites;-)

cómo sabía que ibas a volver, en el otro blog, jeje;-)

eu te quero moito moito, moito!

biquiños;-)

Maite

Isis dijo...

holaaa que tall preciosa las imagenes ke tienes y este post... muy lindo te dejo un prmerio en mi blog una corona espero ke te guste saludosss

Marisol Cragg de Mark dijo...

No conocía ni el poema ni a su autor. Siempre se aprende algo nuevo cada día. Un abrazo desde Berlín.

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Gracias Isis, pero ya no reocjo más premios, me siento agobiada con tanto premio.

un beso

Maite

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Gracias Marisol, la verdad es que busco poemas, porque luego vengo y me recreo en ellos, antes de dormirme, siempre lo hago.

un abrazo

Maite

Kety dijo...

Poema precioso. Ha sido un placer llegar hasta aquí para leerlo.
un abrazo.

Enhorabuena por tus blogs
Kety

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Gracias, a ti, Kety.

un beso

Maite

galicia maravillas dijo...

te quería dejar por aquí un beso EnOOOOOOOOrmEEEEEEEEEEEE!!!! muacsssss!!! espero que tú y los obreros hayáis sobrevivido :) yo ya estoy en ourense!!! con un nuevo curso, y con un alumnado curioso de verdad!! sabes que dos tocan la gaita, una canta en francés, otra lee a bukowski, otro ha vivido en filipinas y trabaja para viajar??, los hay que son rencorosos y negativos y los hay que te preguntan si eres buena persona con todos o sólo con los que te tratan bien (joooooo a mí me han sorprendido, para un ciclo medio me parecen estupendos!!!) fíjate que hay dos chicas que repiten, muy tímidas y que les cuesta mucho integrarse y aprender, y el resto del grupo intentó, al menos en mi clase, que se sintiesen incluidas y participasen (eso me encantó!!!!) yo creo que este curso podremos hacer muchas cosas!!! jejeje ya te iré haciendo la crónica!!! voy a trabajar un poquito ahora, después de leerte un rato (ya no me queda mucho, bueno, me queda, pero voy poco a poco, hoy hago lo imprescindible para el lunes porque qué caray!! estamos en fin de semana!!!)
rebesos!!!!!
...y muy feliz semana!!!

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Qué graciosa eres, ya te veo desde aquí, dando tus clases, debe de ser una gozada contigo, no creo que haya una profe, tan linda como tú, y así, se consigue más de los chavales, en lugar, de tener la cara torcida, como esa mujer, que tienes en tu segundo blog, jaja;-) Parece un hombre disfrazado, y mal encarado, lo que me pude reír, y el otro que va y deja a la dama, y se toma un café, jeje;-) Eres un caso único, jajaja;-) Hasta para darme tu beso ENORMEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!

Me alegro que esas chiquillas se sientan integradas, falto yo tocando la pandereta, de ahí, lo de "pande", no me gustaba nada, uno por largo y el otro, me sonaba mal, anda que mi nombre es corto, jaja;-) Entemedias, quería mi madrina, que me hubiesen puesto "Felicidad", ¿te imaginas arrastrar cinco nombres?, jeje;-) Estuvo una temporada enfurruñada... ;-)

Espero poner mañana, algo aquí, lo tengo un poquito abandonado, pero hay muchos poemas, yo vengo siempre a este blog, a leerlos y escucharlos, me gustan.

Moitos biquiños e apertas.

P.D. El obrero ya se fue, mañana empiezo a limpiar y colocar, he esperado a que todo estuviese sequito, menuda alergia, todavía la tengo, veremos mañana, al limpiar, tengo toda la casa blanca, por todos lados, ayyyyyyyy!! ;-)

Maite

galicia maravillas dijo...

:) pues protege la nariz!! que respirar todo eso no debe ser bueno!! las fotos de las damas se las traen, aunque una es simpática, la otra asusta (aunque no sé yo con cual me reí más!! jeje)
La felicidad, aunque no la lleves de nombre, espero que la lleves por dentro :)
y en cuanto a las clases, a ver si consigo motivarles para aprender y para que lean, aunque sea crepúsculo!!! :)
cuídate mucho, la alergia y todo lo demás :) un besazo enormeeeeeeeee!!! :) y feliz semana!!! muacssss!!!

Calvared dijo...

Todo un clásico que has venido a recordarme. Precioso a más no poder.
Gracias por dejarlo para que lo disfrutemos.
Un abrazo

pelusa dijo...

Gracias Calvared, pásate siempre que te venga bien, llevo unos días que me fallaba la conexión, tengo que arreglar esta entrada porque han cambiado el vídeo.

un abrazo

Maite